This is an example of a HTML caption with a link.
TUE, Jan 31, 2023

Noticias

julio 18, 2012 - Ataque al corazón: señales de alerta y consejos sobre prevención ¿Qué es un ataque al corazón? Un ...     julio 18, 2012 - Atún y su beneficio en la salud El atún, conocido en algunos luga ...     julio 18, 2012 - Cervicales libres de tensión y sanas Si tenemos en cuenta que el peso de ...    

Archive for julio, 2012

Ataque al corazón: señales de alerta y consejos sobre prevención

¿Qué es un ataque al corazón?
Un ataque al corazón (también llamado infarto al miocardio) es cuando parte del músculo cardiaco se daña o muere porque no está recibiendo oxígeno. Las arterias(vasos sanguíneos) llevan el oxígeno al corazón. La mayoría de ataques al corazón son por causa de un bloqueo en estas arterias. Usualmente, el bloqueo es causado por aterosclerosis que es la acumulación de depósitos de grasa (llamados placa) dentro de la arteria. Esta acumulación es como mugre que se acumula dentro de una tubería y retarda el flujo del agua.

Los ataques al corazón también pueden ser por causa de un coágulo de sangre que se atora en una parte estrecha de una arteria que se dirige al corazón. Hay más probabilidad de que se formen coágulos en los lugares en donde la aterosclerosis ha hecho que la arteria se haga más estrecha.

¿Cómo sé si estoy teniendo un ataque al corazón?

El dolor de un ataque el corazón puede sentirse como acidez estomacal fuerte. También es probable que usted esté teniendo un ataque al corazón si:
– Siente presión o un dolor compresivo en su pecho, algunas veces acompañado de sudor, náusea o vómito.
– Siente dolor que se extiende desde su pecho hasta la quijada, brazo izquierdo u hombro izquierdo.
– Tiene una sensación de presión en el pecho
– Tiene una sensación de “falta de aire” que dura más de un par de segundos.

No ignore el dolor o el malestar. Si piensa que está teniendo problemas de corazón o un ataque al corazón pida ayuda de inmediato. Entre más pronto obtenga tratamiento mayor es la probabilidad de que los médicos puedan prevenir que haya más daño al músculo cardiaco.

¿Qué debo hacer si pienso que estoy teniendo un ataque al corazón?
Llame a una ambulancia enseguida para que le lleve al hospital. Mientras espera a que la ambulancia llegue, chupe una tableta de aspirina común. No tome aspirina si usted es alérgico a la aspirina.

Factores de riesgo para un ataque al corazón

– Fumar
– Diabetes
– Envejecimiento: el 83 % de las personas que mueren por enfermedad del corazón tienen 65 años o
– Nivel de colesterol alto
– Presión arterial (sanguínea) elevada
– Antecedentes familiares de ataque al corazón
– Raza: los afro americanos, estadounidenses de descendencia mexicana, americanos nativos y los hawaianos nativos tienen mayor riesgo.
– Aterosclerosis o sea endurecimiento de las arterias.
– Falta de ejercicio
– Estrés
– Obesidad
– Sexo : más hombres tienen ataques de corazón, a pesar de que la enfermedad del corazón es la causa número uno de muerte en las mujeres estadounidenses.

¿Cómo puedo evitar tener un ataque al corazón?
Hable con su médico de familia acerca de sus factores de riesgo específicos (vea el cuadro abajo) para un ataque al corazón y de cómo reducir su riesgo. Su médico le puede decir lo siguiente:

– Deje de fumar. Su médico le puede ayudar. Si no fuma no empiece a fumar.
– Coma una dieta saludable. Disminuya las comidas ricas en grasas saturadas y sodio (sal) con el objeto de bajar el colesterol y la presión sanguínea. Pregúntele a su médico cómo comenzar a comer una dieta saludable.
– Controle su nivel de azúcar en la sangre si usted tiene diabetes.
– Haga ejercicio. Esto suena difícil si no ha hecho ejercicio por algún tiempo, pero trate de ir aumentando hasta alcanzar por lo menos 30 minutos de ejercicio aeróbico (aquel que aumenta su frecuencia cardiaca ) por lo menos cuatro veces por semana.
– Baje de peso si está pasado de peso. Su médico le puede aconsejar acerca de las mejores formas de perder peso.
– Controle su nivel de azúcar en la sangre si usted tiene hipertensión.

Hable con su médico acerca de si la aspirina le ayudaría ayudar a disminuir su riesgo de tener un ataque al corazón. La aspirina puede ayudar a prevenir que su sangre forme coágulos que eventualmente pueden bloquear las arterias.

Atún y su beneficio en la salud

El atún, conocido en algunos lugares de España como la ternera del mar, contiene grandes cantidades deácidos grasos omega 3, buenos para el corazón, para el óptimo desempeño neural y de las articulaciones. Estosácidos grasos también ayudan en la prevención de enfermedades como la trombosis y arteriosclerosis; además mejoran las funciones cerebrales de personas en edad adulta y reducen el riesgo de padecimientos mentales y degenerativos en la vejez. Comer una porción de atún al menos 3 veces por semana, favorece la reducción de la presión sanguínea y regula los niveles de colesterol en la sangre.

El atún es un alimento saludable y nutritivo, alto en proteínas y bajo en grasas y calorías. Entre los nutrientes esenciales que contiene están: calcio, niacina, vitaminas A, B y D, y ácidos Omega 3.

Las proteínas de este pescado, perteneciente al grupo de los azules, como las de otros pescados, se digieren con facilidad y se metabolizan con gran eficacia. Una lata de 140 gramos de atún puede aportar un tercio de la porción diaria recomendada de proteínas y un 40% de la dosis diaria recomendada de vitamina B12.

 

Cervicales libres de tensión y sanas

Si tenemos en cuenta que el peso de la cabeza (aproximadamente de unos 5 kg) reposa sobre dos soportes de tan sólo 1 cm de diámetro, es decir, sobre la primera vértebra cervical, podemos imaginar qué ocurre cuando se encuentra mal apoyada sobre este pedestal. Entonces, todó su peso recae sobre los músculos del cuello y la espalda, produciendo una gran tensión que acaba originando contracturas y rigidez muscular.

LAS MALAS POSTURAS

Son precisamente las malas posturas las que acaban por desplazar la cabeza de su estado de equilibrio. En concreto, una de las que más maltrata la espalda y fuerza las vértebras cervicales consiste en acomodarse en un sofá muy mullido con un cojín colocado bajo la nuca. Aunque al principio nos sentimos muy a gusto, lo que sucede en realidad es que estamos forzando la curvatura natural de la columna vertebral. Pero también al realizar actividades como conducir, planchar, dormir, trabajar con el ordenador o mirar la televisión solemos adoptar posturas que perjudican bastante nuestras cervicales. Incluso otras aparentemente tan cotidianas como secarse vigorosamente el pelo con una toalla son capaces de desencadenar tensión en el cuello.

Para mantener una posición sana debe ser la columna y no los músculos del cuello la que sostenga la cabeza. Pero, ¿cómo recuperar la buena posición de esta zona? Es tan sencillo como colocar un libro sobre la cabeza y aguantarlo en equilibrio. Luego, sin dejarlo caer, balancearla ligeramente hacia delante, hacia atrás y de izquierda a derecha, con pequeños movimientos. A continuación, nos desplazaremos muy lentamente, nos sentaremos en una silla, nos levantaremos … todo ello sin dejar caer el libro. Realizar este ejercicio en la vida diaria es ideal para darnos cuenta de lo alejadas que suelen estar nuestras posturas de la correcta y para volver a encontrar la posición de equilibrio de las cervicales. Incluso quienes no sufran molestias también pueden realizar unos ejercicios de manera preventiva.

EL TRABAJO NO AYUDA

Los malos hábitos posturales provocan que, al final, nos duelan las cervicales. Tanto es así, que la cervicalgia constituye una de las dolencias más frecuentes en traumatología. Suele manifestarse como una molestia en la nuca que se traslada hacia la parte posterior de la cabeza y ambos hombros, y que desaparece al cambiar de postura o al acostarse. Con el tiempo puede intensificarse, los movimientos de cuello se limitan y el dolor se irradia a los brazos y manos, con hormigueos o pérdida de fuerza. También es frecuente que se acompañe de crujidos al ladear la cabeza, mareos, sensación de inestabilidad …

Y si bien antes el dolor cervical se asociaba al envejecimiento, en la actualidad se da con más frecuencia entre las personas de 35 y 65 años, edades que coinciden con la vida laboral, algo que no resulta en absoluto casual. Es más, tensión, ansiedad o una mala ergonomía en el lugar de trabajo hacen que el trastorno sea más frecuente y que su prevalencia vaya en aumento.

Algunas terapias naturales pueden ser útiles para prevenir o tratar el dolor cervical. La homeopatía se recomienda en tratamientos a largo plazo, no en crisis puntuales, mientras que la acupuntura es ideal como terapia de choque en el momento de las crisis para reducir el dolor. Relacionada con ésta encontramos la digitopuntura, que utiliza presiones precisas con las yemas de los dedos (durante 30 segundos en los mismos puntos de acupuntura), y que es capaz de aliviar las tensiones musculares y reactivar la circulación sanguínea. Por su parte, el quiromasaje y la osteopatía son eficaces para desbloquear la contractura. También podemos relajar la zona mediante la aplicación de calor (con la ducha, una bolsa de agua caliente o esterilla). Por otro lado, los expertos aconsejan ejercicios de relajación (yoga o tai-chi) pues, además de enseñar a respirar, autocontrolarse y relajarse, promueven la higiene postural.

Ten bajo control al colesterol

colesterol1Muchas personas padecen elevados índices de colesterol en la sangre, un problema que requiere de control médico, sobre todo por las consecuencias que puede tener en nuestra salud. En la mayoría de las ocasiones, una modificación de la dieta y de los hábitos alimenticios, junto con el aumento de la actividad física de manera moderada suelen ser suficientes soluciones para disminuir los niveles de colesterol en sangre. Toma nota de nuestras recomendaciones.

Dieta: procura reducir las grasas de origen animal (mantequilla, yema de huevo, embutidos, carnes, leche entera) y aumentar la cantidad de hidratos de carbono en la dieta (legumbres, pasta, cereales). Toma más fibra vegetal y, además, limita la cantidad de alcohol y bebe mucha agua.
Régimen de vida: intenta mantener el peso ideal y evitar la obesidad. Además, haz ejercicio físico habitual, casi a diario. El ejercicio aeróbico (natación, bicicleta, ‘footing’, paseo) es el más recomendado.
Medicación: sigue las instrucciones de tu médico y no las abandones si estás bajo tratamiento; eso sí, no debes confiar todo a los fármacos,así que no dejes de lado la dieta.
Controles: el paciente con el colesterol alto debe ser controlado periódicamente por un médico especialista. Por lo menos una vez al año debe realizarse pruebas analíticas y vigilar su situación cardiovascular periódicamente.

¿Que hacer si sufrimos una herida leve?

herida
 

  • Antes de empezar a curar, hay que lavarse muy bien las manos.
  • No tocar con los dedos la sangre ni el lecho de la herida.
  • Lavar la herida con agua o solución salina. Si está muy sucia, se puede lavar con jabón siempre que se aclare muy bien para que no queden restos de suciedad en la herida.
  • Utilizar un antiséptico efectivo ante un gran número de gérmenes, por ejemplo, una solución de clorhexidina, de acuerdo a las indicaciones terapéuticas.
  • Cubrir con un apósito no adherente, un hidrocoloide o una espuma de poliuretano. Conviene evitar el algodón, que se adhiere a los tejidos y puede provocar dolor y sangrado cuando se retira. Es posible que deje restos de fibras en las heridas y provoque infecciones.
  • Acudir al centro de asistencia sanitaria si en la herida hay objetos incrustados, ante una hemorragia difícil de controlar, si precisa de puntos de sutura por su profundidad, está provocada por la mordedura de un animal o por un objeto susceptible de estar contaminado por hongos o bacterias, incluso tétanos, lo que requerirá de asesoramiento para el uso de antibióticos y otros fármacos.